Volver y descubrir a Lenin

Cuando los tiempos violentos de las minorías privilegiadas se impongan sobre las mayorías despojadas…
Cuando gobiernen tiranías elegidas aun por una mayoría electoral que buscan arrasar con los derechos históricos conquistados…
Cuando lo que está en discusión no es solo una coyuntura o un período, sino el propio sistema social putrefacto…
Donde la explotación y el hambre asfixia a los pueblos..
Donde las cadenas que esclavizan a los trabajadores se han reforzado.
Donde a los pueblos ancestrales se los pisotea despojándolos de su tierra y cultura.
Cuando la desesperanza y el escepticismo corroe las conciencias…
Cuando reina la salida individual por sobre lo colectivo y solidario…
Cuando sientas que tu cuerpo está exhausto…
¡Recuerda que siempre hay una salida!

Cuando la palabra libertad la transforman en un mascaron para engañar, adormecer y así hacerse de la máxima ganancia y la soberanía de los pueblos.

Cuando los ecosistemas perezcan bajo el yugo de un sistema que se ha vuelto en su contrario y traba el desarrollo de la humanidad…
Cuando te impongan que la modernidad y la salida a las crisis es volver siglos para atrás…mientras el 50% de toda la riqueza del mundo está en manos del 1% de la población…
Cuando la guerra imperialista masacra pueblos y la naturaleza…
Cuando te impidan levantar la cabeza para mantenerte en la ignorancia lejos de la historia y la ciencia…

Cuando te confundan entre la legitimidad del acceso al poder con la legitimidad del ejercicio del poder…
¡Rebélate, arriésgate porque siempre hay una salida!

Cuando la mentira se adueñe de la verdad y te hagan ver más cerca el fin del mundo antes que el fin del capitalismo…

Cuando te hagan creer que el tamaño del cielo es del diámetro del pozo en el que has caído…y que el problema son los pobres y su tozudez para permanecer vivos…

Son las mismas voces y actores que te dicen que el socialismo fracasó…
Pero te impiden conocer la verdadera historia por temor a que te conmuevas al ver que hubo sociedades más avanzadas que la nuestra bajo otro sistema de producción…
Como la que lideró Lenin y los Bolcheviques en Rusia donde se erradicó el hambre. Que los servicios esenciales eran casi gratuitos, al igual que el transporte.

Que se proclamó la Declaración de Derechos de los pueblos y que planteaban la igualdad entre todos los pueblos que vivían en el país, así como la libertad para expresar su cultura, religión, tradiciones y otros.

Que se tomó el control de las industrias, así como la distribución de la producción bajo el poder obrero y de todo el pueblo.

Que, en unos cuantos meses, la revolución se extendió y transformó la vida de millones de personas de un extremo a otro, de un inmenso país que abarcaba la sexta parte de la tierra.

Que el pueblo emancipado y empoderado con el Ejército Rojo hizo frente al aislamiento y agresión militar internacional por parte de las potencias imperialistas de tropas inglesas, norteamericanas, japonesas y francesas por diversos puntos geográficos.
Que la educación pública era universal, gratuita y obligatoria. Que había universidades en cada ciudad y que se crearon otras nocturnas para los obrerxs.
Cuando te enteres que se batían récords mundiales de venta de libros, aun sumando a todos los demás países.
Cuando conozcas que la educación no adoctrinaba, sino que transmitía valores de acuerdo a una estructura económica soberana y donde lo colectivo estaba por sobre lo individual, donde no reinaban los monopolios sino lo público y la solidaridad por sobre el egoísmo. Donde se construían nuevos paradigmas en una nueva sociedad.
Que el desarrollo científico y tecnológico independiente superaba con creces a otros países como EEUU y de Europa.
Que se garantizaba la sanidad pública, universal y gratuita, que se logró situar la esperanza de vida entre las más altas del mundo.
Que se conquistó la igualdad de derechos laborales entre el hombre y la mujer, pero también en el acceso a la educación, participación política, algo que ni siquiera hoy en día se ve en las metrópolis imperialistas.
No encontraras en la “historia oficial”, que había guarderías públicas para que lxs hijxs de trabajadorxs pudieran estar a cuidado mientras sus padres trabajaban.
Menos te dirán que los alquileres estaban fijados en alrededor del 6% de los ingresos promedios mensuales y que incluía gas, electricidad, teléfono y agua caliente.
Que la jubilación era a 60 años para los hombres y 55 años para las mujeres.
Cuando sepas que se trabajaba 7hs diarias y con eso alcanzaba para vivir dignamente…
Que hubo reforma agraria y la tierra fue para quien la trabajaba…
Cuando logres comprender que ya se había conquistado el voto de las mujeres, el derecho al aborto y al divorcio.

O que el acceso a la cultura no era un privilegio, sino un derecho colectivo conquistado, donde el pueblo era artífice de las expresiones que lo contenía y lo proyectaba.

Vladimir Lenin pronunciando un discurso ante el Ejército Rojo que se dirigían al frente, durante la guerra polaco-soviética, en la Plaza Sverdlov (ahora Plaza del Teatro).

Cuando descubras que esos pueblos derrotaron al fascismo en el poder y dieron esperanzas a toda la humanidad…
¡Cuando logres conocer todo eso, se portador de optimismo y constructor de esa salida revolucionaria!

Cuando parezca que la larga noche ha llegado para quedarse, acordate siempre que el amanecer es inevitable..
Ese que protagonizaron los pueblos que se atrevieron a “tomar el cielo por asalto”…ese camino y destino revolucionario, violento al que fueron y son empujado para liberarse de las cadenas que los someten…
Cuando sientas en tus entrañas y conciencia que la esperanza no es esperar sino transformarlo todo a favor de los pueblos…será allí cuando te transformes de objeto en sujeto de los cambios…
Y será allí donde encontrarás que aquellas epopeyas que liberaron a los pueblos no se hicieron solas y pueden y deben volver mejores que antes…

Y será allí donde te encontrarás con Vladimir Lenin a quien recordamos y recurrimos entre tanta oscuridad de una época de oprobio en este sistema reaccionario y fascista.

¡Salud y revolución! 
Gustavo Funes

20 de enero 2024

últimas noticias