Evita, su ejemplo tiene presente y futuro

A 69 años de la muerte de Eva Duarte «Evita»

Se cumple un nuevo aniversario de la muerte de “Evita” como la llamaba su pueblo. Al anunciarse su muerte a los 33 años (y antes en su lecho de enferma carcomida por el cáncer), la reacción pintaba en las paredes de la Fundación Eva Perón y otros edificios públicos, “viva el cáncer”. Ese odio se prolongó luego del Golpe de Estado de 1955 a la prohibición de los símbolos, nombres y todo aquello que refiriera al peronismo. El cuerpo de Evita, poco después del golpe, sería secuestrado, ocultado, vejado y humillado. La misma reacción, décadas después profanaría la tumba del Perón serruchándole sus dos manos. 

Evita fue “culpable” de planificar desde el gobierno obras urgentes en los barrios, mejorando las condiciones de vida expresada en obras de comedores y merenderos, hogares de tránsito para mujeres y quienes viniendo del interior no tenían donde vivir. Los viajes al interior junto a Perón y otros ministros la encontraba entregando alimentos, ropa, calzado, juguetes para navidad, día del niño o reyes magos. 

Se identificó siempre con la clase obrera, la relación con la CGT fue muy fluida, fue la central que la propuso como postulante a vicepresidenta de la Nación en el histórico Cabildo Abierto de agosto de 1951.

Ese cariño y reconocimiento por su trabajo en acción social, no lo tuvo de vastos sectores de las FFAA que no la querían por sus posiciones más radicales en defensa de los intereses del pueblo. Las vacilaciones de Perón tenían un trasfondo de esa presiones, sobre todo en cuanto a su papel en el gobierno y en la Fundación Eva Perón creada a mediados de 1948, desde donde se iba a restituir derechos en particular a la niñez y ancianidad. Se construyeron policlínicos en el conurbano bonaerense y decenas de ciudades del interior. Fueron construidas miles de escuelas, hogares para ancianos y hogares para huérfanos, colonias de vacaciones, jardines de infantes, residencias para estudiantes del interior. Promovió el deporte como política de Estado vinculado a la salud y el esparcimiento. Junto con Ramón Carrillo por entonces Ministro de Salud dieron el puntapié inicial de los “Torneos Evita”.  

Evita fomentaba la solidaridad latinoamericana y fueron importantes las ayudas y donaciones de alimentos y equipos sanitarios en situaciones de catástrofes o por necesidad estructural a países como Bolivia, Perú y Ecuador entre otros.

El mismo odio de ayer y de hoy

Fueron muy claras las posturas de Evita sobre el país y el papel del imperialismo y la oligarquía subordinada a ellos y no se callaba y lo denunciaba. Estas son las razones de fondo del odio visceral a su figura.

Evita decía: «¡Los imperialismos! A Perón y a nuestro pueblo les ha tocado la desgracia del imperialismo capitalista. Yo lo he visto de cerca en sus miserias y en sus crímenes. Se dice defensor de la justicia mientras extiende las garras de su rapiña sobre los bienes de todos los pueblos sometidos a su omnipotencia. Se proclama defensor de la libertad mientras va encadenando a todos los pueblos que de buena o de mala fe tienen que aceptar sus inapelables exigencias«. Y agregaba: «Pero más abominable aún que los imperialistas son los hombres de las oligarquías nacionales que se entregan vendiendo y a veces regalando por monedas o por sonrisas la felicidad de sus pueblos. Yo los he conocido también de cerca. Frente a los imperialismos no sentí otra cosa que la indignación del odio, pero frente a los entregadores de sus pueblos, a ella sumé la infinita indignación de mi desprecio. Muchas veces los he oído disculparse ante mi agresividad irónica y mordaz. ´No podemos hacer nada´, decían. Los he oído muchas veces; en todos los tonos de la mentira. ¡Mentira! ¡Sí! ¡Mil veces mentira…! Hay una sola cosa invencible en la tierra: la voluntad de los pueblos. No hay ningún pueblo de la tierra que no pueda ser justo, libre y soberano. ´No podemos hacer nada´ es lo que dicen todos los gobiernos cobardes de las naciones sometidas. No lo dicen por convencimiento sino por conveniencias«.

Hoy a 69 años, las mismas familias y asociaciones que estaban detrás de esas expresiones fascistas y del golpe en 1955 y las posteriores dictaduras, son las que hablan de “falta de libertad” y “avasallamiento de la república” conspirando contra el gobierno desde los medios hegemónicos que controlan. 

Allí están hoy los verdaderos enemigos declarados del pueblo, los negacionistas del genocidio, los lavadores y endeudadores seriales, los que amasan su poder económico y político a costa del sufrimiento del pueblo para llevarse sus ganancias a los paraísos fiscales. Esa es su “república” y lo mostraron recientemente cuando llegaron al poder por medio electoral con el macrismo. Lo muestran con Vicentín y las provocaciones al gobierno a la medida de Techint o Clarín.

Estos sectores, como nunca, tienen una base de apoyo electoral muy fuerte, lo demostraron y demuestran en cada medida política, económica y en la misma pandemia cuando ponen por delante sus ganancias por sobre la salud del pueblo. Son muy peligrosos pero no invencibles y es justamente aprendiendo de la historia, confiando en el pueblo, amándolo y sin ceder ni un tranco a la reacción, garantizando un rumbo popular y con ejemplos como los de Evita es como avanzaremos hacia la justicia social y la liberación nacional.

Notas recientes

Géneros y Sexualidades

Entrevistas

Campaña por la suspensión e investigación de la deuda

¡Recibí las novedades en tu celular!¡Sumate al canal de la App Telegram!

Nuestras redes sociales

2,998FansMe gusta
500SeguidoresSeguir
228SeguidoresSeguir

#CORDOBAZO