Coronadxs de gloria vivamos

En la semana de mayo de 1810 recorrió por todo el territorio del Rio de la Plata un grito de soberanía y lucha ¡Libertad!, ¡Libertad!, ¡Libertad!

La voz de los pueblos retumbó en aquel cabildo que destituyó al Virrey Cisneros, se opuso a la Junta de Sevilla y celebró la creación de la Primera Junta de Gobierno. Allí comenzó el proceso revolucionario que culminaría con la declaración de la independencia el 9 de Julio de 1816.

En el frente revolucionario convergieron grandes masas de campesinxs, pueblxs originarixs, la gauchada, afrodescendientxs, artesanxs e intelectualxs dispuestxs a luchar para conquistar la libertad y terminar con la opresión española.

El calor revolucionario caminó a que lxs oprimidxs puedan ser parte de la lucha anticolonial. Dentro de ese sector del pueblo nos encontramos las mujeres que combatimos, conspiramos y fuimos parte de la política: campesinas, enfermeras, comandatas, capitanas, artistas, intelectualas, y compañeras.

Ninguneadas por la historiografía patriarcal y clasista, las mujeres lucharon por la libertad de los pueblos. Mujeres como María Remedios del Valle, Manuela Pedraza, Machaca Güemes, Martina Céspedes, Juana Azurduy, Bartolina Sisa, Martina Silva de Gurruchaga, María Loreto Sánchez de Peón Frías, Mariquita Sánchez de Thompson fueron parte del proceso revolucionario en todo el territorio indoamericano.

Hoy la lucha de las mujeres y disidencias, que ganó las calles y conquista derechos, es un torrente que busca transformarlo todo y para ello necesitamos construir una historia con perspectiva de género, donde las mujeres y disidencias seamos parte de la vida pública y tengamos protagonismo histórico y político.

María Remedios del Valle, “la madre de la patria”

Parte de recuperar nuestra memoria de lucha es conmemorar a aquellas mujeres que lucharon por la libertad de los pueblos. Hoy elegimos contar la historia de María Remedios del Valle, la llamada madre de la patria, una mujer afrodescendiente que tomó las armas para enfrentar la opresión y el yugo de los distintos colonialismos.

Enfermera de profesión participó en el auxilio en 1807 cuando los ingleses intentaron por segunda vez invadir Buenos Aires. Participó en batallas como la de Tucumán, Salta y Ayohúma enlistada como parte del ejército.

Durante la guerra de independencia del Río de la Plata combatió en el Ejercito del Norte ganándose el nombre de “madre de la Patria” como la llamaban los soldados. Por su participación en la batalla de Tucumán fue nombrada “Capitana”  por Manuel Belgrano.

Luego de la derrota del Ejército en Ayohúma, María del Valle fue tomada prisionera por los españoles y sometida a azotes públicos por colaborar en la fuga de un grupo de prisioneros. Tras escapar de los realistas se unió a las huestes comandadas por Martín Miguel de Güemes, en la actual provincia de Salta.

Finalizadas las guerras de independencia volvío a Buenos Aires y vagó por las calles de la ciudad pidiendo alimentos y plata para sobrevivir. Al cabo de unos años recibiría una pensión por los servicios prestados a la patria.

En su conmemoración hoy se celebra en nuestro país el 8 de noviembre el “día de los afroargentinos”.

últimas noticias