Reforma laboral y “Gestapo” anti sindical.

La escalada contra los trabajadores que pretendía el Macrismo no tenía límites. No sólo era la aprobación de la reforma laboral con toda una pantomima “democrática”, abortada por la lucha popular masiva frente al Congreso Nacional, sino que ahora nos sorprende con la intensión del Ex Ministro de Trabajo de la gobernación Vidal de la Provincia de Buenos Aires junto a intendentes, empresarios y la AFI, de formar una brigada de choque de acción política y judicial para meter en cana gremialistas. Brigada a la que llegó a comparar con la genocida Gestapo de los nazis.

Lo loco y a la vez perverso, es que a pesar de que 3 (tres!!) espías estaban presentes en la reunión, el video incriminatorio lo tomó la AFI. La misma AFI que fue denunciada por espiar a los familiares de las víctimas del submarino ARA San Juan a pedido del mismísimo Macri.

Está claro, que este entramado que pretendían armar, en lo fundamental no era para presionar a sindicalistas de la calaña del “Pata” Medina, sino de todos aquellos que no se alinearon en la cruzada por la reforma laboral y previsional de JxC. De aquellos que forzaron a la CGT de los gordos, copándoles un acto que terminó con el atril destrozado, a enfrentar la política antiobrera y antipopular del gobierno de Macri, empezando a marcar el rumbo para derrotarlo en octubre de 2019.

Ese plan, junto a los 50.000 millones de dólares desembolsados por el FMI con la autorización de Trump los preparaba, tal como afirmó Macri respecto del préstamo, para seguir en el poder, derribando todas las conquistas populares que costaron sangre y sudor lograr con la lucha perseverante de la clase obrera y el pueblo durante décadas. No se conformaban sólo con haber logrado que los salarios cayeran a la mitad en dólares y dejarlos como uno de los más bajos de la región, sino que se proponían chantajear y encarcelar para cooptar voluntades que les permitiera a los monopolios de los imperios contratar trabajadores con condiciones lamentables, sumergiéndolos aún más en la pobreza.

Hoy los datos de la precarización laboral son alarmantes. Los trabajadores precarizados superan a los trabajadores en blanco. Ese era unos de los objetivos de esta perversa asociación entre empresarios, políticos, espías y jueces, la pérdida de todos los derechos laborales, imponiendo salarios de hambre y sin estabilidad laboral.

La lucha popular impidió esos planes, pero aún así lograron imponer condiciones económicas que repercuten en la situación de nuestro pueblo hoy. El gobierno de Alberto Fernández, si bien implementó numerosas medidas correctas en cuanto a las necesidades populares en medio de la pandemia, ha cedido en cuestiones claves como la necesidad de consolidar la soberanía alimentaria y una industrialización con fuerte presencia del Estado. No puede controlar la inflación y cede pagando la fraudulenta deuda externa dejada por el Macrismo.

La economía creció 10 puntos en 2021, pero también creció la pobreza y la concentración de la riqueza en pocas manos. Es necesario suspender los pagos de la deuda y destinar cada peso al despegue económico de nuestro pueblo. Que se garantice trabajo genuino, para terminar con el hambre y la precarización en la que incluso cae el mismo Estado, una política de distribución que vaya sobre las grandes riquezas, que se han concentrado a niveles siderales en pocos argentinos y monopolios durante la pandemia.

La organización para un rumbo popular, necesita que cada una de las organizaciones gremiales, que pretendía y pretende destruir a la derecha antipopular, se movilice y confluya con las organizaciones sociales y populares para combatir la pobreza, sumando todas las herramientas de frente único para luchar contra cualquier política de ajuste movilizándose contra el FMI, por la suspensión de los pagos e investigación del fraude al pueblo, por la defensa del salario y todos los derechos conquistados, por la libertad de Milagro Sala y todos los presos por luchar contra el Macrismo.

últimas noticias