El mismo amor, el mismo odio

70 años de la muerte de Eva Duarte “evita”

Este aniversario trae quizás connotaciones acordes a aquellos dias donde la odiada oligarquía pintaba en las paredes de la Fundación Eva Perón y otros edificios públicos, “viva el cáncer”.

En este 70 aniversario esos sectores están activos una vez mas buscando desestabilizar con remarcaciones obsenas de los precios de los alimentos y bienes de consumo masivo del pueblo. Estan detrás de la especulación y corrida del dólar buscando una devaluación que haga estallar al gobierno del Frente de Todos. Saben que en una economía dependiente, endeudada como la nuestra, esos dólares son como “agua en el desierto”.

Estan detrás de las mega ganancias aprovechando la pandemia y la crisis internacional que trae la guerra y la disputa entre los Estados Imperialistas por el control de las materias primas.Nada les importa las desgracias del pueblo, se aprovechan descaradamente! Ellos son la desgracia diría Evita si viviera!

Estan detrás de las las operaciones desestabilizadoras y golpistas como se agita en los medios de comunicación que controlan y la oposición política a la que solo le interesa “embarrar la cancha” para que se profundice el ajuste y sacar ganancias golpistas o electorales.

Estan detrás de una Corte Suprema y jueces que desembozados irrumpen en la vida política, arma causas y persecuciones a las organizaciones sociales, así como a la vice presidenta para condenarla y sacarla de la cancha.

El camino de “Evita”

Pero el camino de Evita es el de la certeza en cuanto a que si se les concede a estos sectores vienen por mas, porque son el anti pueblo y esa es su ideología.

Con la muerte de Eva el proyecto nacional encabezado por el Genral Perón sufrió un golpe anímico y político muy importante, se puede decir que empezaba la cuenta regresiva de lo que iba a suceder en aquellos tragicos dias de junio de 1955 con el bombardeo infame a Plaza de Mayo y el golpe de estado posterior en septiembre de ese año.

Las enseñanzas son claras. Los enemigos del pueblo y de la patria se ensañan con aquellas personas que encarnan las conquistas y derechos del pueblo, aún con sus limitaciones. A estos le dedican su brutalidad que esconde su inmenso miedo a perder posiciones. Pero también se ensañan con aquellos débiles que no se animan a enfrentarlos más allá de su retórica. A estos le dedican todo su desprecio y lo pisotean como un felpudo.  

Ese terror se expresó en que luego del golpe de estado, se prohibieron los símbolos, nombres y todo aquello que refiriera al peronismo. El cuerpo de Evita, poco después, sería secuestrado, ocultado, vejado y humillado. Décadas después profanaría la tumba del Perón serruchándoles sus dos manos. Pensaron que de esa manera “borraban” de la memoria colectiva esa década de conquistas populares.

Todo lo que conquiste derechos para las mayorías fue (y es) cuestionado y hasta boicoteado por esos sectores reaccionarios. Porque saben que eso deja huellas en la conciencia de un pueblo ue lo trasmite de generación en generación.

Por eso quizás sea el odio a Evita porque fue “culpable” de planificar desde el gobierno obras urgentes en los barrios, mejorando las condiciones de vida expresada en obras de comedores y merenderos, hogares de tránsito para mujeres y quienes viniendo del interior no tenían donde vivir. Los viajes al interior junto a Perón y otros ministros la encontraba entregando alimentos, ropa, calzado, juguetes para navidad, día del niño o reyes magos. 

Pero además se identificó siempre con la clase obrera, la relación con la CGT fue muy fluida, fue la central que la propuso como postulante a vicepresidenta de la Nación en el histórico Cabildo Abierto de agosto de 1951. 

Ese cariño y reconocimiento por su trabajo en acción social, no lo tuvo de vastos sectores de las FFAA que no la querían por sus posiciones más radicales en defensa de los intereses del pueblo. Esto presionaba sobre el propio Perón. Se construyeron policlínicos en el conurbano bonaerense y decenas de ciudades del interior. Fueron construidas miles de escuelas, hogares para ancianos y hogares para huérfanos, colonias de vacaciones, jardines de infantes, residencias para estudiantes del interior. Promovió el deporte como política de Estado vinculado a la salud y el esparcimiento. Junto con Ramón Carrillo por entonces Ministro de Salud dieron el puntapié inicial de los “Torneos Evita”.  

Evita fomentaba la solidaridad latinoamericana y fueron importantes las ayudas y donaciones de alimentos y equipos sanitarios en situaciones de catástrofes o por necesidad estructural a países como Bolivia, Perú y Ecuador entre otros.

Un camino soberano

Fueron muy claras las posturas de Evita sobre el país y el papel del imperialismo y la oligarquía subordinada a ellos y no se callaba y lo denunciaba. Estas son las razones de fondo del odio visceral a su figura. 

Evita decía: “¡Los imperialismos! A Perón y a nuestro pueblo les ha tocado la desgracia del imperialismo capitalista. Yo lo he visto de cerca en sus miserias y en sus crímenes. Se dice defensor de la justicia mientras extiende las garras de su rapiña sobre los bienes de todos los pueblos sometidos a su omnipotencia. Se proclama defensor de la libertad mientras va encadenando a todos los pueblos que de buena o de mala fe tienen que aceptar sus inapelables exigencias”. Y agregaba: “Pero más abominable aún que los imperialistas son los hombres de las oligarquías nacionales que se entregan vendiendo y a veces regalando por monedas o por sonrisas la felicidad de sus pueblos. Yo los he conocido también de cerca. Frente a los imperialismos no sentí otra cosa que la indignación del odio, pero frente a los entregadores de sus pueblos, a ella sumé la infinita indignación de mi desprecio. Muchas veces los he oído disculparse ante mi agresividad irónica y mordaz. ´No podemos hacer nada´, decían. Los he oído muchas veces; en todos los tonos de la mentira. ¡Mentira! ¡Sí! ¡Mil veces mentira…! Hay una sola cosa invencible en la tierra: la voluntad de los pueblos. No hay ningún pueblo de la tierra que no pueda ser justo, libre y soberano. ‘No podemos hacer nada’ es lo que dicen todos los gobiernos cobardes de las naciones sometidas. No lo dicen por convencimiento sino por conveniencias”.

Allí están hoy los verdaderos enemigos declarados del pueblo, los negacionistas del genocidio, los lavadores y endeudadores seriales, los que amasan su poder económico y político a costa del sufrimiento del pueblo para llevarse sus ganancias a los paraísos fiscales. Esa es su “república” y lo mostraron recientemente cuando llegaron al poder por medio electoral con el macrismo y Juntos por el Cambio, pero quieren volver, aprovechando las trampas en las que cayó el gobierno como el acuerdo con el FMI que dispara la inflación trayendo sosobra y divisiones en el pueblo.

Quieren volver para terminar su faena pero mas rápido que antes. Quieren las privatizaciones, la flexibilidad laboral, la quita de derechos a mujeres y demás géneros e identidades, quieren avanzar sobre la educación y la salud.

Supieron construir con la ayuda de los medios una base electoral muy importante. No los subestimamos, son muy peligrosos pero no invencibles y es justamente aprendiendo de la historia, empoderando al pueblo, con un rumbo popular y sin ceder ni un tranco a la reacción, como vamos a derrotarlos.

Y es aquí donde el ejemplo de Eva Duarte, “Evita” renace porque es presente y es futuro de un pueblo liberado.

últimas noticias