El mensaje de las PASO: ¡RUMBO POPULAR!

PRIMERAS MEDIDAS Y NUEVO GABINETE

La primera medida del Ministro de Agricultura, Domínguez fue reunirse con la Mesa de Enlace y anunciar que flexibilizan las restricciones a las exportaciones de carnes, cuando justamente se había logrado con mayores restricciones bajar un poco los precios de la carne en los mostradores, evidenciando la especulación y el desprecio de esos sectores concentrados al pueblo argentino. 

Voceros de la Mesa de Enlace a la salida de la reunión se mostraron disconformes y “no descartaron” nuevos aumentos de precios. También se anunciará medidas impositivas de “incentivos al complejo agroindustrial” (ver nota).

Estas acciones y medidas van en la dirección contraria al mensaje que el pueblo dio en las PASO. Justamente, no se puede acceder a los alimentos y exige mayor presencia del Estado en los controles sobre los precios y las exportaciones, ya que es por donde se reduce el salario y aumenta la inflación.

En este marco, el Indec anunció una leve baja en la pobreza pero la cifra de casi 18 millones de personas es alarmante. El gobierno por un lado salió rápido con medidas de emergencia que incluye un bono hasta diciembre de 6000 pesos para jubiladxs y pensionadxs, “viajes de turismo” y una medida extraordinaria de jubilación anticipada para más de 30 mil desocupadxs, junto con blanqueo de trabajadoras domesticas y un aumento en el salario Mínimo Vital y Movil llevándolo a unos magros 33.000 pesos!!

Pero por otro lado, se pagó un vencimiento de 1.885 millones de dólares al FMI por la estafa hecha con el gobierno de Macri a la que Alberto llamó “endeudicidio” por 55.000 millones de dólares.

Con este monto que se pagó, se podía haber otorgado un cuarto IFE de 19.000 pesos a 10 millones de personas sin otro ingreso; o se podrían haber destinado a la autoconstrucción de 42.000 viviendas involucrando a más de 200 mil personas.

Dura realidad

Datos publicados por el INDEC el 30/9.

La pobreza alcanzó al 40,6% de los argentinos en la primera mitad del año La indigencia subió al 10,7% y la pobreza cedió 3 décimas. 90.000 personas cayeron en la indigencia. La indigencia infantil subió 9 décimas.

«Los hogares en situación de indigencia se incrementaron al pasar de ser el 8,1% en la primera mitad del año pasado, al 8,2% en este primer semestre. El agravamiento es particularmente pronunciado si se toman el 7,8% que había marcado en la segunda mitad del año pasado cuando, de la mano de políticas alimentarias específicas, se había conseguido contener el avance del hambre a pesar del incremento de la pobreza»

Cambiar este rumbo es suspender los pagos, investigar la estafa y profundizar la denuncia penal a los endeudadores. 

Es tener un estricto control de cambio sobre la especulación financiera expresada en la trepada del dólar que impacta en los alimentos, bienes y servicios.

Un nuevo rumbo que debe arrancar por desdolarizar los precios de los alimentos, energía, indumentaria y construcción hoy controlados por monopolios.

Con eficiente control estatal sobre toda la cadena de producción, transporte y comercialización de alimentos, servicios e insumos. Quitando el IVA a los productos de primera necesidad.

Los cambios en el gabinete y las medidas que se van efectuando atienden más a la presión dominante luego de las PASO, que “describiría un electorado que se ha corrido a la derecha, y por lo tanto, las medidas y el gobierno debe correrse más hacia el centro”, perdiendo de vista la estructura del reclamo al gobierno donde el componente principal de los votos que se alejaron del Frente de Todos fueron al voto bronca (abstenciones, voto nulo o blanco) y opciones de izquierda.

Necesitamos un cambio de rumbo real para impedir que vuelva el neoliberalismo a gobernar el país. Un cambio que esté a la altura de las exigencias que la realidad indica, favorezca al pueblo y vaya reduciendo el poder económico y político que ostentan los sectores concentrados. Estos que controlan también la justicia y los medios hegemónicos de comunicación.

LA LUCHA POR EL RUMBO POPULAR

La militancia del Frente de Todos está dispuesta a debatir y ser protagonista para garantizar el rumbo popular necesario. Así se vivió en la Asamblea de la Militancia que organizó “Movemos” en la CABA, el pasado sábado, donde la militancia desbordó las expectativas, dispuesta a ganarle al neoliberalismo y al FMI. 

Porque es una opción posible y necesaria no pagar el fraude de la Deuda que dejó el macrismo y el FMI. La cuestión de fondo en cuanto a adoptar una acción soberana como suspender los pagos e investigar, depende del respaldo de medidas que acompañarán para aguantar la embestida que vendría y de esta forma llevar confianza al pueblo. Control de cambio, la banca y las exportaciones por parte del Estado son fundamentales. No avanzar en esta dirección hoy implica entre otras cosas, dejar hacer al puñado de empresas que evaden mas de 40.000 millones de dólares al año.

Medidas que deben ir acompañadas de un plan quinquenal de sustitución de importaciones en manos de las Pymes y Cooperativas Industriales para ir reduciendo el flujo de divisas que drenan al exterior, avanzando en la fabricación de insumos necesarios que hoy se importan para este plan de desarrollo. 

Es necesario y urgente avanzar rápidamente hacia una moderna política tributaria progresiva, donde paguen más los que más tienen. Hoy la política tributaria ronda el 28% y es regresiva, ya que pagan más los que menos tienen. En Europa la política tributaria alcanza el 40% de las ganancias de las grandes empresas. Hay más de 200 mil millones de dólares en el exterior que no tributan un dólar en nuestro país. 

El MPL (Movimiento Popular Liberación), propone 12 medidas económicas y sociales para avanzar en el rumbo popular favoreciendo a las grandes mayorías y al país. El tiempo que se pierde en no emprender ese rumbo, lo aprovecha la oposición para montar operaciones e instalar debates alrededor de una mayor flexibilidad laboral en beneficio de los monpolios. Para descargar la crisis en el pueblo es que pretenden volver a gobernar. 

La garantía para pararlos es la movilización popular y la acción militante que empuje la democratización del Frente de Todos como condición para imponer la agenda del pueblo. La lucha por la hegemonía ha sido una constante dentro del Frente y el gobierno, pero los sectores populares no han gravitado en esa puja.

El período que se abre luego de las PASO debe impulsar una mayor coordinación y acciones de la militancia popular para ser parte de las decisiones dentro del Frente y se interpele a los sectores que hoy la toman y adoptan las medidas de gobierno. 

El cambio hacia un rumbo popular debe ser con el pueblo movilizado, como proponen hoy las Madres de Plaza de Mayo convocando al 17 de octubre a ganar las calles y plazas de todo el país para exigir que no se pague la deuda con el FMI. 

Como muestran las organizaciones territoriales y sociales que ganan las calles para reclamar medidas de emergencia, pero también defendiendo un programa con medidas estructurales que avance sobre la pobreza, la precarización, la indigencia y la falta de tierra.

Solo el pueblo movilizado con la militancia a la cabeza, impondrá su impronta…

¡Sólo el pueblo salvará al pueblo!

últimas noticias