Ecuador: paro día 14. Horas decisivas.

 Con el grito en la garganta de miles de “fuera Lasso”, llegan a Quito las columnas de manifestantes desde el interior y barrios de los alrededores de la capital. Luego de una masiva asamblea en la Casa de la Cultura los movimientos indígenas, las organizaciones vecinales, culturales, sindicales, feministas y ecologistas evaluaron la situación que a estas horas llevan más de 5 muertos, 180 heridos y más de un centenar de detenidos.

Ratificaron su decisión de seguir el paro y apoyar a la dirección de la CONAIE en las audiencias con el gobierno y la Asamblea Nacional.  A pedido del presidente de la Asamblea Nacional, Virgilio Saquicela, los ministros de Gobierno, Francisco Jiménez y de Relaciones Exteriores, Juan Carlos Holguín, se reunieron con Leónidas Iza en la Iglesia de la Basílica del Voto Nacional en el centro de Quito. En el encuentro también estuvo presente el titular del Consejo Nacional Electoral y de la Función de Transparencia, y por parte de los manifestantes asistieron delegados de otras organizaciones indígenas.

Representantes del Gobierno ecuatoriano se reunieron este sábado con el presidente de la CONAIE, Iza. Inmediatamente, el gobierno acorralado dio marcha atrás al “estado de excepción” en 6 provincias y se comprometió a resguardar los llamados “espacios de paz”, pero eso no alcanzó para frenar el tratamiento de los artículos constitucionales de destitución del presidente en caso de graves hechos de convulsión interna.

Leónidas Iza, Presidente de la CONAIE

El procedimiento de destitución presidencial se activó por pedido de al menos la tercera parte de los legisladores, conforme al numeral 2 del artículo 130 de la Constitución. que establece que el Parlamento puede destituir al mandatario en los siguientes casos: 1) Por arrogarse funciones que no le competan constitucionalmente, previo dictamen favorable de la Corte Constitucional. 2) Por grave crisis política y conmoción interna.

La iniciativa de destitución está promovida por la bancada que dirige Correa de la UNES y el movimiento Pachakutik (expresión política de la CONAIE) que han logrado juntar 48 firmas, pero a medida que la movilización se mantenga y crezca se puede ir sumando voluntades en favor de la destitución.

Se necesitan los votos de las dos terceras partes de la Asamblea, o sea 92 votos para que avance la iniciativa. En caso de que se obtengan los votos necesarios, la Constitución establece un mecanismo donde inmediatamente el presidente sale, asume el mando el vicepresidente, y el Consejo Electoral convoca en los siete días siguientes a elecciones anticipadas tanto a presidente como a Asamblea, en lo que se conoce como “muerte cruzada” señalada en el Artículo 148 donde se establece las facultades al Presidente para disolver la Asamblea Nacional, y de igual forma, los legisladores también podrían convocarla para pedir la destitución del Mandatario.

Rafael Correa utilizó dicho artículo en la crisis del 2009, donde se convocaron a nuevas elecciones de la que salió ganador. «Presidente Lasso, no sea cobarde. Llame a elecciones anticipadas”. «¿Piensa que va a poder gobernar a sangre y fuego tres años más?» sostuvo el ex mandatario perseguido y exiliado en Bélgica.

Las horas que vendrán serán decisivas para la salida de la crisis política de gobernabilidad en la que se ha entrado producto del sostenimiento de la lucha en las calles, en las provincias y las rutas.

El camino que marca esta gigantesca lucha muestra la vigencia y garantía para enfrentar y derrotar al neoliberalismo, pero pone de manifiesto la necesidad de mantener y fortalecer los reagrupamientos populares para ir a fondo con un programa que cambie la matriz económica que permite que estas derechas como las que expresa Lasso vuelvan.

últimas noticias