Argentinazo, 20 años! El camino vigente de las puebladas.

Aquellos fuegos del 19 y 20

Muchas y muchos militantes populares sabíamos que venía algo grande. 

Sabíamos principalmente porque lo subjetivo se mostraba más palpable que nunca, mucho más cercano que otras veces. 

Lo sentíamos en la piel y en los días de adrenalina. Sentíamos que podíamos tomar el cielo por asalto. Lo veíamos en los piquetes, cacerolazos, marchas y conmovedoras luchas como la de las y los trabajadorxs de las fabricas recuperadas. Los ejemplos de solidaridad de clases de sectores que se encuentran cuando la reacción somete a un pueblo digno se multiplicaban y conmovían.

Algo grande se aproximaba porque la objetividad de la crisis económica y social nos sepultaba. Lo sabíamos. Lo padecíamos porque veíamos sufrir y arrodillarse aún a los más valientes. Lo llorábamos porque morían 53 chicxs por día. Porque cerraban las fábricas. Porque reinaba el hambre y porque el corralito atrapó millones de aquellxs que fueron guardando pesitos de toda una vida y una vez más éramos prisioneros en el gran corral del FMI.

Pero fuimos dignos y más jóvenes, nos sentíamos vitales con toda la fuerza, porque no habían podido con el pueblo…no habían podido. 

Y nos levantamos, dijimos hasta acá, no va más…se acabó! y no fue la suerte de acciones espontáneas…no.  Había conciencia y organización de muchxs que la venían remando, y a esto como siempre sucede se sumó ese espontaneidad vigorosa, creativa y harta. 

Veníamos del insulto de De La Rúa que afirmaba por cadena nacional lo bueno “que es dar buenas noticias” cuando cerraron el acuerdo (“blindaje”) con el FMI, y a los pocos días nos remachaba por cadena nacional el Estado de Sitio. Pero este fue el verdadero combustible para poner en marcha un motor caliente que venía bramando. Un motor que se alimentaba de los “tanques” de las puebladas del interior de nuestro país porque habían destruido el federalismo, y así fue que un pueblo hambriento pero digno se lanzó como un derrame gigantesco, una masa viscosa sobre las ciudades y el propio centro del poder político nacional.

Así arrancó aquella noche del 19 de diciembre. Así arrancaron miles que llegamos a la plaza de mayo y hasta la vereda misma de la Casa Rosada. 

Les pibes de los barrios más combativos del conurbano se preparaban para entrar en acción en la capital aquel 20 de diciembre. Muchos de ellxs no pudieron llegar porque tuvieron que replegarse y resistir en los barrios que habían sido militarizados aquella madruga y los perseguían y disparaban con balas de plomo. Los primeros muertos fueron del 19 a la noche.

Esa noche gloriosa nadie durmió porque la adrenalina estaba en ebullición y había que pertrecharse para el otro día. Los estudiantes bramaban y transmitían a sus amistades y compañerxs la necesidad de no perderse estas oportunidades que da cada tanto la vida. 

Esa noche se combatió en la plaza de mayo, el Congreso y ciudades del interior. La militancia no dormía…no podía. Esta enorme gesta popular había parido una nueva generación de jóvenes.

Las Madres de Plaza de Mayo mostraban donde había que estar el 20 de diciembre…justamente allí poniendo el pecho desde temprano a los caballos, gases, balas de goma y de plomo de la infantería en la histórica plaza.

Los 39 mártires de esas jornadas son los que nos marcaron hasta donde había que llegar y cuáles era  nuestras limitaciones. 

Fue una impronta popular como debe ser, porosa, variopinta…una correntada brava de un río que busca su cauce que arrastra a su paso nada de uniformidad, con piedras, palos y ramas, con mezcla de agua clara y quieta con aquellas torrentosas y hasta peligrosas.

Pero esa gesta fue la que logró terminar con un gobierno antipopular. El pueblo no pudo imponerse, pero abrió un camino y nos dio miles de elementos para pensar y aprender. ¡Que grandiosos fueron esos días de diciembre!

DEL ARGENTINAZO AL CHUBUTAZO

¿Es pura casualidad que estalle una pueblada en las ciudades más importantes de Chubut contra una Ley provincial que entre gallos y media noche, y con represión, aprobaron lxs legisladorxs traidorxs apadrinados por el gobernador Arcioni a la medida de las mega mineras extractivistas?. Claro que no es casual, es la mismísima lógica del Argentinazo que no es otra cosa que el camino de las puebladas, ese recurso que tiene el pueblo para hacerse escuchar y hasta hacer tronar el escarmiento.

Miramos la casa de gobierno, la legislatura y comisarias incendiadas y nos retrotrae al mismo 16 de diciembre pero de 1993, con el santiagueñazo donde con una gigantesca pueblada hizo tronar el escarmiento terminando con un gobierno hambreador. Luego le seguiría el cutralcazo, el ledesmazo y las Marchas Federales.. todos antecedentes directos del Argentinazo.

Hoy el contexto nacional tiene similitudes y diferencias de aquel 2001, tiene pandemia, pero tiene la misma pobreza y mayor desigualdad, tiene el mismo FMI y a los mismos neoliberales que gobernaban en aquellos tiempos, hoy en la vereda del frente, pero que vienen de saquear el país hace solo dos años arrasando con la economía y las conquistas que tanta lucha costó al pueblo. 

Chubutazo 12-2021

El macrismo y Juntos por el Cambio nos endeudó por generaciones, más aún que la Alianza por aquellos años con el maldito “blindaje”. Hoy se muestran sin tapujos, boicoteando y conspirando porque se plantan como el emergente de un período nuevo donde pueden alternar en el gobierno cuando los sectores “progresistas” y algunos dominantes no reaccionarios no van a fondo y mantienen la misma matriz económica de dependencia y latifundio.

Venimos de una experiencia gigantesca como fue haber logrado mediante la lucha en las calles amalgamar una amplia unidad en el Frente de Todos que pudo en las urnas derrotarlos. Así renació la esperanza nuevamente en el pueblo. Millones volvían a levantar la frente y mirar al futuro. Pero a poco andar, cuando se iban recuperando derechos perdidos, nos sacudió el Covid-19 cuando todavía no nos podíamos sacar de encima la primera pandemia que fue la crisis económica y social heredada de JxC.

Muchos buscamos apelar a la épica de la experiencia de esa gigantesca lucha contra esos dos males colosales. Pero las expectativas en el gobierno, mas una experiencia inédita para todxs, ubicó a los sectores populares a bancar la lucha contra la pandemia y apoyar las medidas de emergencia que se tomaron y que superaron con creces a los cuatro años de macrismo.

Pero esto lejos de introducirnos en una espiral hacia un rumbo popular, dejó paso a que otros sectores de dentro y fuera del FdT y el gobierno repartieran medidas favorables al pueblo con otras favorables a los sectores dominantes, sabiendo que en esa disyuntiva, siempre gana el mas poderoso. Así tuvimos un IFE pero también un Vicentín, tuvimos un impuesto por única vez a las grandes fortunas, pero manteniendo una estructura económica dependiente que sumada a la negociación de una deuda ilegitima con el FMI sale a la búsqueda de dólares abriendo las puestas de nuestras riquezas para que se deprede y destruyan los ecosistemas.

El tamaño de las dos pestes históricas exigían medidas de fondo. Había pueblo para hacerlo, vaya que si había!Estaban dadas las condiciones históricas para emprender un rumbo popular y ser ejemplo para los países dependientes y los pueblos de la región. El cachetazo en las urnas fue el mensaje del pueblo que se la jugó y no obtuvo lo que esperaba.

En estos dos años aprendimos que los sectores populares, democráticos y antiimperialistas que somos parte mayoritaria del Frente de Todos, debemos dar la batalla allí para sumar voluntades y coordinación, apoyando las buenas medidas, pero confrontando con aquellas que profundizan un modelo de mayor desigualdad y dependencia que solo hacen más fuertes a lo más recalcitrante de los sectores dominantes que ostentan un poder económico, político, jurídico y mediático como nunca antes y trabajan para volver, ya sea con acciones desestabilizadoras o por las urnas.

EL CAMINO DE LAS PUEBLADAS

El Argentinazo también nos empujó a saber sacar enseñanzas de los períodos políticos. Aquel “que se vayan todos” del 2001, no es lo mismo que el odio a “la casta política” que hoy esgrimen los fascistas como Milei, aunque suene parecido y sumen a jóvenes flojos del conocimiento de la historia reciente, aquellos y aquellas que ganaban las calles en aquel diciembre tenían el hastío pero no para que vuelvan estos “lobos con piel de corderos” que defienden la “casta empresarial”. Aquellxs “buscaban justicia frente a la injusticia social y moral” y estaban más cerca de la liberación (aunque muchos no consientes de eso).

No buscaban mas pérdida de derechos, mas violencia patriarcal, mas homofobia y xenofobia hacia los pobres e inmigrantes. No reivindicaban la dictadura ni buscaban cambiar el grillete que nos tiene atados. Sin dudas son procesos muy distintos al que expresan estos exponentes de esta nueva casta de fascistas.

Pero las enseñanzas del Argentinazo nos debe llevar a buscar ensanchar el horizonte de la vanguardia, llegar y crecer allí en los lugares decisivos y preparar a la militancia en la épica revolucionaria, transformadora y adversa al escepticismo que se alimenta de lo posible. Una militancia pegada a nuestro pueblo y preparada con la ideología y la técnica para hacer frente a los cambios bruscos y dinámicos que se sucederán, porque la lucha de calles, la organización y los instrumentos de la unidad política son claves a la hora de introducir un punto de quiebre en la historia.

Así vimos en Chile donde se abrió un cauce popular a partir de la resistencia en las calles de aquellas jornadas populares de 2019. Desde allí se abrió un período político que impuso la reforma constitucional y llevó al triunfo a Gabriel Boric de la alianza de centro izquierda “Apruebo Dignidad” sobre el fascista pinochetista José Kast.

El camino de las puebladas, fue también el que pudo llevar al triunfo a Evo Morales en enero del 2006, así como derrotar con cientos de muertos y heridos, a los golpistas años después en Bolivia. El mismo camino llevó a Pedro Castillo al gobierno en Perú donde el magisterio movilizado meses antes conmovió al país junto con la lucha campesina.

El Argentinazo llegó por las puebladas previas del interior; epopeyas protagonizadas por las mujeres y los jóvenes porque la política de la Alianza había destruido el federalismo.

El Argentinazo es revolucionario no porque se plantea el socialismo, sino porque hizo explicito un programa en la emergencia pero en una proyección emancipadora cambiando todo a favor de los pueblos.

Es el que está en el espíritu de las mujeres que sostienen cada día en los territorios la olla y los merenderos en la lucha contra el hambre, gran protagonista en los días aciagos de diciembre del 2001.

Hoy anida con coraje en la militancia ambientalista, en la primera fila de la gigantesca pueblada en el Chubutazo que nos conmueve y ratifica que es el camino por donde el pueblo se hace escuchar y cambiar la historia de saqueo y contaminación.

El camino de las puebladas es el que deberán recorrer las mayorías populares para imponer un rumbo popular, para recuperar la tierra, para terminar con la precarización, para seguir avanzando en los derechos de género y la violencia patriarcal, para terminar con la violencia institucional que mata y persigue a los jóvenes. Un camino que le cierre el paso al neoliberalismo y la reacción fascista.

Como mostraba hace 20 años las jornadas del Argentinazo y hoy lo muestra el “Chubutazo”, no son “rayos en una noche estrellada”, casuales, efímeros… pasajeros, son los pueblos arrastrados a la lucha y es allí donde adquieren las mejores enseñanzas que en tiempos calmos.

Es allí donde las vanguardias necesitan acompañar y ayudar a elevar el protagonismo del pueblo incorporando nuevos elementos consientes a esa lucha. Es allí donde necesitamos de miles de instrumentos amplios para hegemonizar de una vez por todas los procesos populares en la lucha por el poder.

Para esto trabajamos y necesitamos de cientos de nuevos brazos porque aquí no se trata de vociferar con “la verdad iluminada”, sino de transformar la realidad que vivimos en una perspectiva de liberación, que rompa las cadenas que nos entierra en la dependencia y el latifundio.

¡VIVA EL ARGENTINAZO DEL 2001!

¡GLORIA A LOS 39 MÁRTIRES QUE DIERON LA VIDA EN AQUELLAS JORNADAS!

¡VIVA EL CHUBUTAZO DE DICIEMBRE DEL 2021!

últimas noticias